Condones USB: Protégete de virus e infecciones también en tus dispositivos

En la actualidad existen puertos USB para cargar nuestros móviles por doquier. Los hay en aeropuertos, en los baños públicos, en cualquier hotel, en cada centro comercial y cada vez más en medios de transporte como aviones, autobuses y trenes.

El simple hecho de conectar un dispositivo a otro para cargar algo de energía ya incluye un gran riesgo, más que nada por todo el malware y los virus que asechan en cualquier lugar. Por esa razón es que se inventaron los “condones para la USB”, que básicamente sirven para poder cargar teléfonos y otros aparatos sin temer a que algo malo se quiera introducir en ellos.

Y aunque estos «preservativos» no son de látex, son igual de efectivos.

Protegen contra los peligros del llamado juice jacking , una especie de ataque cibernético que consiste en que «los criminales instalan un programa malicioso en los puertos de carga de las estaciones que infectan teléfonos y otros dispositivos de usuarios desprevenidos».

Los «condones USB» son pequeños adaptadores USB con puerto de entrada y salida que permiten la alimentación energética del dispositivo pero bloquean el intercambio de datos.

Las conexiones de tipo USB poseen pequeños alfileres que son capaces de transmitir electricidad o información, pero si estos se remueven, sólo la energía puede pasar. Ahí es donde entra el funcionamiento de los supuestos condones, ya que la electricidad puede pasar a través de los adaptadores, pero ningún dato entrará o saldrá de los dispositivos.

Su precio ronda los US$10 y son pequeños y, por tanto, portables.

Con información de BBC

Deja un comentario