Esta es la «Luna Artificial» que en 2020 iluminará las noches de China

La ciudad de Chengdu, en el centro de China, planea lanzar en 2020 un satélite de iluminación capaz de producir un brillo ocho veces superior al de la Luna que servirá para complementar a las farolas y diferentes luces instaladas en las calles.

El peculiar avance tecnológico, que desarrolla el Instituto de Investigación en Sistemas Microelectrónicos de Ciencia y Tecnología Aeroespacial (CASC) de la urbe china, podrá regular el rango de luz emitido, según adelantó su presidente, Wu Chunfeng.

Las pruebas con este tipo de satélites comenzaron hace años, pero la tecnología ha permitido madurar ahora su evolución, de forma que se calcula que se podrán usar en dos años, según explicó el propio Wu en un encuentro nacional sobre I+D en Chengdu, una ciudad de más de 10 millones de habitantes y calificada como la quinta urbe más poblada del país.

Aún se desconoce si el plan cuenta con el respaldo de las autoridades de la ciudad o del Estado, pese a que CASC es el contratista mayoritario del programa espacial del gigante asiático.

«Esta “nueva luna” será ocho veces más brillante que nuestro satélite natural»

Wu Chunfeng, presidente del Instituto de Investigación del Sistema de Microelectrónica para la Ciencia y Tecnología Aeroespacial de Chengdu Co

Se espera que la luz de la luna artificial ahorre dinero a la ciudad al eliminar la necesidad de faroles, ya que se espera que este astro artificial sea capaz de iluminar un área de hasta 80 kilómetros de diámetro, de acuerdo con el sitio de noticias chino DOP.

El científico aspira a poner en órbita el primer satélite en 2020. Si sus resultados son positivos, otros tres más podrían lanzarse al espacio en 2022. El artefacto estará a una distancia de unos 500 kilómetros de la Tierra, mucho más cerca que los 384.400 kilómetros que separan nuestro planeta de su único satélite natural.

«El primer lanzamiento será básicamente experimental, pero los otros tres tendrán un gran potencial en el terreno civil y comercial».

Wu Chunfeng

Fuentes: El país.

Deja un comentario