La computadora creada usando ADN es capaz de realizar operaciones matemáticas complejas

Hasta la fecha, se han demostrado experimentalmente circuitos basados ​​en ADN que involucran decenas de puertas lógicas capaces de implementar funciones lógicas esenciales y complejas. Sin embargo, la mayoría de estos circuitos todavía son incapaces de realizar operaciones matemáticas complejas, como las operaciones de lógica de raíz cuadrada, que solo pueden llevarse a cabo con números binarios de 4 bits.

Chunlei Guo, en la Universidad de Rochester en el estado de Nueva York, junto con sus colegas, ha desarrollado una computadora que usa 32 hebras de ADN para almacenar y procesar información. Ha demostrado esta computadora de ADN a través del desarrollo de un circuito lógico de raíz cuadrada de 10 bits. 

Sorprendentemente, este sistema de biocomputación de ADN de alta capacidad puede calcular la raíz cuadrada de números de hasta 900. Esta computadora de ADN utiliza el proceso de hibridación . 

¿Que es la hibridación?

La hibridación es un proceso de combinación matemática de dos o más orbitales atómicos del mismo átomo para formar un orbital completamente nuevo diferente de sus componentes y, por lo tanto, se llama orbital híbrido. En esta computadora de ADN, el proceso surge cuando dos cadenas de ADN se unen para formar ADN bicatenario.


Los científicos comenzaron a codificar un número en el ADN usando una combinación de diez bloques de construcción. Cada combinación representa un número diferente hasta 900 y está unida a un marcador de fluorescencia.

Luego, los científicos controlaron la hibridación de tal manera que cambia la señal fluorescente general con el objetivo de que se correlacione con la raíz cuadrada del número original. El número podría derivarse del color.

«La informática de ADN es muy prometedora para resolver problemas que son demasiado difíciles o incluso imposibles de manejar por las computadoras actuales basadas en silicio».

Chunlei Guo

«Este estudio proporciona un enfoque universal para aplicaciones en biotecnología y bioingeniería».

Fuente: Revista Small

Deja un comentario