Podrías ir a prisión por crear un meme o reparar una computadora debido a una nueva iniciativa de ley

En redes sociales surgió el movimiento #NiCensuraNiCandados en contra de una iniciativa que tiene intenciones de censura y penalización de ciertas actividades tecnológicas y de libertad de expresión, bajo el pretexto de proteger la propiedad industrial.

De acuerdo con Artículo 19, la iniciativa contempla cambios a la Ley Federal del Derecho de Autor que incluyen un mecanismo privado de censura en internet conocido: la “notificación y retirada”.

Ésta obliga a los proveedores de conexión retirar cualquier contenido en la web que tenga un reclamo sobre derechos sin necesidad de aportar pruebas de la veracidad de la acusación, ni de una orden judicial que valida “tumbar” el citado contenido.

“Al permitir que cualquier particular censure expresiones en línea, sin que siquiera deba seguirse un proceso legal para determinar si la expresión efectivamente constituye una infracción a derechos de autor, se establece un mecanismo de censura claramente violatorio del derecho a la libertad de expresión consagrado en los artículos 6 y 7 de la Constitución y en tratados internacionales, como el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”, afirma Artículo 19.


Otro de los puntos controvertidos de la iniciativa de ley se refiere a las sanciones de hasta 10 años de cárcel por eludir “medidas tecnológicas de protección”. Los cuales son como candados digitales de los proveedores para impedir la violación del derecho de autor ya sea en hardware o software.

Activistas afirman que los referidos “candados” no sólo protegen la propiedad intelectual: también impiden el ejercicio de derechos y el desarrollo de actividades de interés público como la detección de vulnerabilidades de seguridad y acceso a código fuente para el desarrollo de alternativas genéricas.

En resumen; la reparación de una computadora ya no podría hacerse con un técnico independiente o incluso un estudiante, sino únicamente a través del fabricante del aparato ya que de lo contrario, se romperían las “medidas tecnológicas de protección”.

Extraer fragmentos de obras protegidas por derechos de autor uso periodístico, artístico o incluso humorístico estaría penado por eludir los candados de protección digital.

Accede aquí a la propuesta completa que se discute en el Senado de la República. 

Deja un comentario